SHEMÁ 9: LA ESCALA DE JACOB (Demo)

  • En Presencia de Dios:  “Que el Señor nos dé un corazón atento y dócil a su Palabra.”
  • Texto bíblico: Génesis 28,12
    “Jacob tuvo un sueño. Soñó con una escalera que estaba apoyada en tierra y cuya cima tocaba los cielos. Y observó que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella”.
  • Escucha el mensaje:

Jacob se encuentra cansado por el viaje que realizaba. Se organiza para descansar y queda dormido. En su sueño se presentan unos ángeles, que son los mensajeros divinos, que conectan a Dios con la humanidad y a la realidad humana con Dios. En la escalera se logra plasmar el movimiento en que subían y bajaban, imprimiendo así, un sueño lleno de dinamismo y actividad. La escena deja entrever la comunicación que los mensajeros de Dios permiten establecer.

La escalera está representando la conexión entre las dos realidades, acercando así la realidad de Dios y la realidad del hombre. Dios se hace presente en la vida del ser humano y así mismo, el hombre se abre a la realidad amorosa de Dios. La oración del educador brota de la experiencia en el encuentro con las necesidades de sus estudiantes. Así como los ángeles suben hasta Dios, así el maestro acerca a Dios las intenciones que recibe de sus estudiantes. Pero al mismo tiempo, la respuesta del educador, es fruto de la meditación y contemplación para poder ir al encuentro con las realidades de sus estudiantes. La escala de Jacob recuerda al educador la importancia de nutrir su vida con los momentos y espacios de encuentro a solas con Dios. Es allí en el diálogo íntimo con el Señor donde el Maestro-educador descubre el sentido de su misión. La espiritualidad fortalece la entrega del Maestro y hace de su quehacer una vocación de entrega y servicio. El acompañamiento en el crecimiento de la interioridad aporta significativamente en la vida de los niños y de los jóvenes. Llevar las intenciones y necesidades de las vidas de quienes conforman la comunidad educativa a la oración es trascender el proceso educativo como una experiencia de fe.

¿Acompañas a tus estudiantes con la oración? ¿Te preocupas como docente por la formación en la interioridad de tus estudiantes? ¿Promueves la espiritualidad en el acompañamiento de tus estudiantes? ¿Descubres en la oración el sentido de tu misión y vocación como educador?

 

  • Oración:

“Que suba mi oración como incienso hasta ti, sean mis manos suplicantes como la ofrenda de la tarde.” Salmo 141,2

Leave a comment