¿Cómo será el aula del futuro?

HP, Intel y Microsoft trabajan en el proyecto Reinvent The Classroom

El mundo cambia exponencialmente y las clases de nuestros pequeños viven una profunda transformación para adaptarse a los nuevos retos.

Por Eva Carrasco

El 65% de los actuales estudiantes de primaria realizarán trabajos aún por inventar, esto ya lo puso de manifiesto el video Shift Happens elaborado por McLeod, Scott and Karl Fisch en 2008. Efectivamente, estamos preparando estudiantes para puestos de trabajo y tecnologías que todavía no existen, y tendrán que resolver problemas que aún no conocemos. Para Carlos Alonso, responsable de HP Edu España, “esto requiere un desarrollo en la educación de competencias como la resolución de problemas, el trabajo en equipo, la comunicación, el pensamiento crítico, la creatividad y la alfabetización digital.” Por esta razón, grandes compañías como HP, Intel o Microsoft se han preguntado ¿Cómo será el Aula del Futuro? Volcando su conocimiento tecnológico en el proyecto Reinvent the Classroom que propone un auténtico cambio metodológico en el proceso de aprendizaje, en el que un espacio inspirador y útil acelera el proceso de formación. “Se trata de crear un marco de transformación educativa digital donde identificar, planear, ejecutar, soportar y medir las áreas de intervención  necesarias para desarrollar el talento de manera sostenible, flexible y adaptable a cada centro”, afirma Alonso a Padres y Colegios.

La clase del futuro

De esta manera surge la clase del futuro, un espacio con cuatro áreas para pensar, diseñar, hacer y presentar que se sustenta en la flexibilidad y se adapta fácilmente a las distintas necesidades gracias al mobiliario con ruedas, abatible y combinable para trabajar las distintas metodologías como el aprendizaje basado en proyectos. Pero “solo un espacio, sin la tecnología, la metodología y la formación docente adecuada no consigue los resultados” nos aclara Carlos Alonso, sino que es uno de los pilares dentro del plan del centro, el plan tecnológico y el plan formativo que requiere la colaboración de los docentes y las familias.

Se trata de favorecer la interacción presencial de los estudiantes con el apoyo de la tecnología. “Este tipo de espacios no son estáticos, sino sumamente flexibles, adaptándose a las necesidades de cada momento. Son polivalentes y multifuncionales. Disponen de un completo equipamiento tecnológico, y están pensados para favorecer la libertad de movimiento y autonomía de los estudiantes”, nos explica Carlos con el entusiasmo de ver hecho realidad este proyecto que se desarrolla a medida de cada centro trabajando mano a mano con los propios profesores y alumnos. “Hemos conseguido que un experto en tecnología y una religiosa de una congregación educativa descubrieran que tenían la misma visión para crear el tercer docente que es el espacio”, nos dice satisfecho.

Todos implicados

Esta transformación digital depende de muchos actores implicados, indica Isabel Solana, directora pedagógica del Grupo AE. “Por un lado, están las políticas educativas con su compromiso de aumentar la equidad y la calidad, por otro las escuelas que deben implantar los modelos formativos, el compromiso de los docentes de fomentar redes de intercambio con otros profesionales y el compromiso personal de formación continua y por último las familias y los estudiantes desde un uso responsable de las tecnologías”.

En la práctica, el nivel de participación y pertenencia de los profesores se incrementan una vez que han entendido que la tecnología es un aliado que acelera la consecución de sus objetivos. Y las familias empiezan a sacar pecho del centro educativo elegido cuando comienzan a observar el avance en sus hijos.


 

¿Cómo es un aula RTC?

Zona Thinking: ¿Verdad que es difícil pensar sentados? Estas zonas están diseñadas para facilitar la reflexión de los estudiantes. Son abiertas y flexibles y permiten a los estudiantes pensar “fuera de la caja” en cómo solventar los retos de su aprendizaje.

Zona Design: inspirada en los entornos del “Coworking”, son espacios donde se obtiene un mayor beneficio trabajando en equipo, usando la tecnología con unos equipos totalmente pensados para el entorno educativo, resistentes, sin ventilador y con batería de larga duración.

Zona Maker: diseñada para fomentar la creatividad, el diseño y la creación de materiales en el propia aula. Incorporan tanto tecnologías como elementos de manualidad que permitan dar vida a los proyectos, de una forma creativa y sorprendente.

Zona Stage: espacios basados en la función de la grada, de inspiración antigua. Permiten no sólo explicar y presentar lo aprendido al resto de los compañeros o a compañeros de otras edades, sino también el investigar y experimentar de manera colaborativa.

Autor: Eva Carrasco
Publicado por: padresycolegios.com
Fecha de consulta: 04/03/2021

Leave a comment