Solo queda el 10% de los bosques históricos de Madagascar, los cuales sustentan a estos lémures en peligro crítico

Fuente: The Conversation - 2015 -

Por James Dyke

Lecturer in Complex Systems Simulation, University of Southampton

 

La Tierra va a perder hasta una de cada seis especies si las emisiones de carbono continúan como hasta ahora. Este riesgo de extinción global oculta variaciones regionales muy grandes. Hasta una cuarta parte de las especies de América del Sur podrían estar condenadas.

Estas son algunas de las conclusiones de un exhaustivo trabajo de investigación realizado por el ecólogo evolutivo Mark Urban y publicado en Science.

Puede consolarse con que estas son las estimaciones más altas de algunas de las consecuencias de las emisiones incontroladas de carbono. No podemos enfrentarnos realmente a un colapso semejante de la biodiversidad, ¿verdad? Lo que Urban establece es que, lejos de ser fantasiosas, estas estimaciones son en realidad los resultados de un análisis muy sólido. Es más, podrían ser peores. Mucho peor.

Evaluar cuántas especies se han extinguido debido a los impactos humanos es notoriamente difícil. Anteriormente, informé sobre un estudio publicado en Nature que estimaba que en los últimos 500 años se había perdido el 13% de todas las especies como consecuencia del comportamiento humano. El estudio de Urban utiliza un enfoque similar, ya que realiza una revisión sistemática de los trabajos publicados y construye una serie de modelos estadísticos que sintetizan las conclusiones principales.

Urban llegó a la conclusión de que mantener las emisiones dentro de las tasas que limitarían el cambio climático a la cantidad "segura" de 2℃ conduciría a un aumento de poco más del 5% en los riesgos totales de extinción. Las emisiones de carbono sin cambios producirían un calentamiento de más de 4℃ y una extinción de casi el 16%.

 

Urban también hizo el sorprendente descubrimiento de que los distintos métodos de investigación empleados no importaban: todos los trabajos apuntaban a estimaciones similares del riesgo de extinción. Los estudios que construyeron modelos estadísticos que correlacionan los factores ambientales con la distribución y la abundancia de las especies, produjeron en promedio los mismos resultados que los modelos mecanicistas o basados en procesos que simulan poblaciones de especies. Técnicas muy diferentes producían las mismas magnitudes de riesgo de extinción.

Sin embargo, había algunos factores clave en el análisis de Urban que estaban asociados a una gran incertidumbre. Las mayores diferencias en el riesgo de extinción estaban asociadas a los distintos escenarios de emisiones de carbono. Esto dependerá en gran medida de lo que determinemos: ¿cuánto de las reservas existentes de carbón, petróleo y gas estamos dispuestos a quemar? El segundo factor más importante fue la deuda de extinción -la extinción inevitable de especies- como consecuencia de la pérdida de hábitat.

Si una especie de rana arborícola sólo puede reproducirse en una especie concreta de árbol, cuando se tale el último árbol de esa especie, la rana estará condenada a la extinción. Para esa región concreta existe una deuda de extinción: aunque ahora veamos individuos de esa especie de rana arborícola, en algún momento del futuro desaparecerán. Este es un ejemplo de la pérdida del 100% del hábitat necesaria para producir la extinción. Pero muchas especies se extinguirán en algún momento antes de que se pierda todo su hábitat. Urban llevó a cabo un análisis en el que supuso que se necesitaba un 100%, un 95% y un 80% de pérdida de hábitat antes de la extinción. Comprobó que el riesgo de extinción se triplicaba al pasar del 100% al 80% de pérdida de hábitat.

Otro factor crucial será la rapidez con la que se produzca el cambio climático. A medida que el clima de la Tierra se calienta y las condiciones locales cambian, las especies responderán esencialmente de tres maneras.

En primer lugar, si el cambio ambiental es muy lento, los individuos mejor adaptados a las nuevas condiciones sustituirán progresivamente a los individuos anteriormente dominantes. Un cambio climático lento y progresivo puede producir un cambio evolutivo.

En segundo lugar, si el ritmo del cambio es más rápido que los procesos evolutivos, entonces las especies pueden ser capaces de amortiguar una parte del cambio ambiental. Esta amortiguación puede ser el resultado de lo que los científicos llaman "plasticidad del fenotipo". Algunas especies pueden expresar diferentes genes como respuesta a los cambios ambientales. Esto cambia su fenotipo -su cuerpo físico y su comportamiento- para adaptarse mejor a las nuevas condiciones. Esto se observa más a menudo en organismos inmóviles o estacionarios, como las plantas, que pueden expresar genes diferentes en condiciones más cálidas o más secas.

En tercer lugar, si el cambio climático se produce demasiado rápido para la evolución o la adaptación, las especies móviles podrían escapar de la extinción dispersándose a otros hábitats más adecuados. Para que esto sea posible, debe haber alguna ruta viable. Para las plantas que dispersan las semillas con el viento, esto puede no ser un problema. Pero para las especies que producen crías al lado o cerca de ellas es crucial. Las ranas arborícolas pueden responder a una temperatura más cálida subiendo progresivamente por la ladera de una montaña, pero para que eso ocurra no debe haber barreras como ríos en el camino.

Estas barreras no son sólo los ríos, sino las carreteras, las ciudades, los campos y otros cambios de uso del suelo provocados por el hombre. Un tercio de la superficie de la Tierra se ha convertido en agricultura, las ciudades siguen expandiéndose y las redes de carreteras y ferrocarriles se multiplican. Esto significa que estamos atacando la biodiversidad en dos frentes: a nivel local, destruyendo y fragmentando el hábitat, y a nivel global, afectando al clima.

Urban termina su artículo de Science señalando que a principios de los años ochenta los climatólogos advirtieron que la señal de que los seres humanos estaban afectando al clima estaba llegando alto y claro. Los acontecimientos que se han producido desde entonces demuestran que nuestra civilización no ha escuchado o ha hecho caso a ese mensaje.

Ahora estamos detectando la pérdida de especies debido a este cambio climático y el mensaje de Urban y otros estudios es inequívoco. Debemos dejar la mayor parte de las reservas de combustibles fósiles de la Tierra bajo tierra si queremos evitar que una parte importante de sus especies se extinga.