¿Cómo afronto que mi hijo tenga que repetir curso escolar? (Demo)

No hay que agobiarse por que un hijo no “encaje”: Cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento
Creo que después de la desagradable pregunta de :”¿ cuánto has engordado?” Hay un tema que le sigue en el campeonato de la impertinencia: hablar de percentiles de crecimiento de los niños (en mi caso incluye sentirse obligada a hacer alguna broma sobre mi pequeña aportación genética).

Pero los años, visitas a pediatras y una cantidad importante de hijos hizo que aprendiese, de una vez, a darle una relativa importancia a eso conocido como “percentil”.

Aprendiendo que el crecimiento de un niño no es constante, se ve afectado por muchos factores y en algunas etapas como la preadolescencia se produce una desaceleración fisiológica, está desaceleración es la preparación previa al proceso de gran crecimiento que vendrá después.

Es el momento más bajo en la curva de crecimiento del percentil, momentos que provocan muchas radiografías de muñeca y preocupaciones (el 80% innecesarias) de los padres.

Tenemos que individualizar cada situación y trasladarla también a los procesos madurativos psicológicos.

Así que, en estas fechas, cuando llega el fin de curso, tengamos estas individualidades y sus tiempos muy presentes a la hora de interpretar las calificaciones de nuestros hijos. En los niños de infantil es fácil ver cómo un niño pasa de: apenas reconocer las letras a dos semanas más tarde arrancar a leer. Y esas dos semanas no tienen porque coincidir antes de la evaluación.

También debemos tener en cuenta detalles significativos como si tu hijo es de los últimos meses del año, lo que le ha afectado la pandemia y el hecho de trabajar con pantallas…

Crecimiento y maduración: cada niño tiene el suyo
Toda la comunidad educativa, alumnos, padres, profesores tenemos que asumir el hecho de que un plan de estudios estatal no tiene por que acomodarse necesariamente al crecimiento madurativo de cada niño.

Si está falta de sincronización entre el plan de estudios y la madurez del niño tiene como resultado tener que repetir curso, hay que subrayar en fluorescente que: “No es un drama”, no pasa nada. Llegará seguro, antes o después, a sacarle partido a todos sus talentos, pero no tiene porque coincidir con los objetivos que ha fijado un ministerio.

Repetir es alargar un tramo del camino, y eso no tiene categoría de problema, a lo mejor es una oportunidad en la vida de tu hijo para conseguir encajar en un ritmo dónde estará más cómodo.

Además tenemos que ser conscientes que un parón, un aparente retraso puede aparecer en un momento previo al despegue de madurez como hemos visto que ocurre con el crecimiento físico.

¿ Nos toca repetir el año que viene? Ten claro que tu hijo lo asumirá, procesará, lo medirá en función de cómo lo hayas medido tú. Podemos asumir que vamos a repetir con la ilusión de que vamos a trabajar más cómodos, de resetear o que repetir implique degradar la autoestima a mínimos y dejar a tu hijo dudando si algún día podrá conseguirlo.

Afrontar dificultades
Es momento también de valorar cuando nuestros hijos suspenden fruto de la vagancia o de alguna dificultad que se nos ha pasado por alto: problemas de visión, dislexias…

Tiempo de reorganizar horarios para ser más resolutivos y que las malas notas no castiguen los ratos de deporte que tanto ayuda a organizarse mejor ( aunque parezca que les roba tiempo a los estudios)

¿Sabemos cuál ha sido el método de estudio de nuestro hijo?¿ Ha recibido algún curso de técnicas de estudio?

En general los centros educativos además de proponer actividades extraescolares deberían ofertar horas de estudio dirigido y asesorado ( dicho sea de paso sería una excelente aportación para la conciliación de la mujer). Porque nada asegura más el éxito de los estudios que niños acostumbrados desde muy pequeños a llevar las tareas hechas diariamente a clase. Si consiguen mimetizar esa satisfacción del deber cumplido querrán que les acompañe el resto de su vida.

¿Este año en tu casa alguien tiene que repetir curso? Eso nos brinda la oportunidad de reconstruir rutinas, ilusiones y entender que los percentiles, los procesos madurativos tienen ritmos diferentes, no equiparables… Repetir curso, no tiene categoría de problema.

Autor: Mar Dorrio
Publicado por: es.aleteia.org
Fecha de consulta: 08/07/2021

Leave a comment