7 de cada diez alumnos de primaria procede de países pobres

Fuera mitos: la escuela católica no es para ricos. Un informe muestra el inmenso esfuerzo educativo de la Iglesia en países de África y Asia

Anivel mundial, cerca de 62 millones de niños están matriculados en escuelas católicas, y más de 6 millones de estudiantes estudian en la educación superior católica según los últimos datos disponibles para 2018. Sin embargo, lejos del mito de la escuela «para ricos» que persigue a la enseñanza católica, más del 50 % de los alumnos de primaria procede de África.

El dato se desprende del Informe Global sobre la Educación Católica 2021 publicado por el proyecto Global Catholic Education y copatrocinado por las cuatro organizaciones internacionales que representan la educación católica a nivel mundial (OIEC, IFCU, OMAEC y UMEC-WUCT).

El informe tiene como objetivo llamar la atención de la comunidad internacional sobre las contribuciones de la educación católica a la Humanidad. Al mismo tiempo que comparte con los educadores católicos lecciones de la experiencia internacional.

El tema del informe 2021 es el pluralismo educativo, la pobreza en el aprendizaje y el derecho a la educación, con diferentes desafíos a los que se enfrenta la educación católica en diversas partes del mundo.

Alumnos de países con menos ingresos

Según el resumen del informe hecho público este mes de marzo, durante las últimas cuatro décadas, la matrícula en las escuelas católicas ha crecido con especial rapidez en el continente africano, que ahora representa el 55,3% de todos los estudiantes de las escuelas primarias católicas en el mundo.

A nivel mundial, según la clasificación de países del Banco Mundial, siete de cada diez estudiantes de escuelas primarias católicas viven en países de ingresos bajos y medianos bajos (40,9% en países de ingresos bajos y 29,7% en países de ingresos medios bajos).

Al contrario sucede con las instituciones católicas de educación superior (Universidades). Estas siguen concentradas en países de ingresos medios altos y altos, como es el caso de otras universidades públicas o privadas.

En el África subsahariana, el 11,0% de todos los estudiantes de primaria están en una escuela católica. En los países de bajos ingresos, la proporción es del 13,7%. El hecho de que las escuelas primarias católicas atiendan proporcionalmente a más estudiantes en países de bajos ingresos, afirma el informe, es una buena noticia para la misión de la Iglesia de servir a los pobres.

Escuela católica en América

Desde el kinder hasta terminar la secundaria, el 18% de los niños matriculados en escuelas católicas en todo el mundo viven en las Americas. Esta no es una gran proporción dado el hecho de que más del 40 % de los católicos viven en las Américas.

India sigue siendo el país con el mayor número de niños matriculados en escuelas católicas. Los otros cuatro países en el top 5 son la República Democrática del Congo, Uganda, Kenia y Malawi. Otros países en el top 15 son Francia, Estados Unidos, Ruanda, España, Argentina, Filipinas, Bélgica, México, Ghana, y Brasil.

Ghana, con una población de 30 millones, tiene más niños en las escuelas católicas que Brasil, con una población de 211 millones.

La situación es diferente para la educación superior. A ese nivel, las Américas representan el 47% de todos los estudiantes en universidades católicas. Los Estados Unidos ocupan el primer lugar con una quinta parte de la matrícula mundial en universidades católicas. Brasil ocupa el cuarto lugar. Colombia, México, Argentina, Chile, e Ecuador forma parte del top 15.

Impacto del COVID

En los países de ingresos bajos y medios, la matrícula en las escuelas católicas ha aumentado durante décadas y se espera que continúe haciéndolo incluso después del final de la pandemia.

El problema es que en estos países, la mayoría de los niños, incluidos los de las escuelas católicas, no tuvieron acceso a un aprendizaje a distancia de calidad durante el cierre de las escuelas.

En países de altos ingresos, el aprendizaje también se ha visto afectado, pero sobre todo a nivel económico. Para las escuelas católicas, al menos en países donde no se benefician del apoyo estatal, el principal desafío es la disminución de la matrícula. Esta situación se ha vuelto especialmente grave este año en los Estados Unidos, ya que las escuelas se volvieron menos asequibles para los padres, debido a la pérdida de ingresos por la pandemia.

El desempeño de la educación católica en tiempos difíciles depende en parte del apoyo estatal, que a su vez afecta el pluralismo educativo. El informe sugiere una nueva medida de pluralismo basada en la literatura sobre concentración de mercado. Cuando una red escolar tiene el monopolio, no hay pluralismo. Cuando coexisten múltiples redes, hay más pluralismo.

El pluralismo educativo para la educación es más alto en América Latina que en los Estados Unidos para las escuelas, pero no es el caso para la educación superior. El informe también muestra que el pluralismo es importante para la realización del derecho a la educación. El informe está disponible para descargar de forma gratuita.

Autor: Quentin Wodon – Redacción de Aleteia
Publicado por: es.aleteia.org
Fecha de consulta: 05/04/2021

Leave a comment